Select Page

Capturan a banda que asesinó con 25 balazos a empresario.

Los “Chukys” menosprecian la vida humana, mataban por satisfacción y liderazgo en la banda.

Los sicarios “Glenk”, “amoroso”, “mustafa” “garra” y dos chimbotanos se creían amo y señores de las obras en Huacho.

Antes de matar a empresario se tomaron selfie con las motos empleadas para el hecho.

Se hacian llamar los “Chukys” de Manzanares caracterizandose como el muñeco diabólico porque sentian satisfacción ver muerto a sus oponentes.

Un equipo de detectives de la División de Homicidios – equipo 2- de la Dirincri tras varias semanas de investigación y trabajo de campo lograron identificar a los autores de sendos asesinatos por “encargos” entre ellos el del empresario Mugruza ocurrido horas antes de la Nochebuena que conmovió a todo el norte chico.

Fue el novel sicario “Mustafa” y “Amoroso” quienes desenfudaron sus armas adaptadas a ráfagas para aniquilar al empresario en el frontis de su vivienda delante de su familia.
Ambos sicarios después de dar muerte a Martín Mugruza León – 45- fugaron en las motos pulsar y cross hasta la vivienda de uno de los sicarios a celebrar su “cometido” con féminas, drogas y alcohol.

Celebrarom hasta el amanecer sin imaginar que dos de ellos fueron captados por una cámara de seguridad y una persona que pasaba por el lugar.

“Jefe, estos muchachos son de Atalaya, batutean como sin nada y la tomberia de Huacho no les hace nada” click.

Fue ahí donde los sabuesos de la División de Homicidios, inician el rompecabezas de los posibles movimientos de la banda, antes, durante y después del crimen, hasta donde pierden el rumbo de los sujetos y dan con la casa (guarida) de los sospechosos.

La moto azul con negra y la pulsar ya habían sido identificadas en otros hechos por lo que a través de un informante lograron “voltear” a sus propietarios y su plena identificación de cada uno en el organigrama de la banda delictiva.

CONVOCAN AL AGENTE ENCUBIERTO PEDICHE

Los detectives sabían que para ingresar a Manzanares, Atalaya, habían topos que soplaban y dateaban a la banda, es por ello que se infiltraron durante varias semana en la zona y divisaron la guarida de donde dirigían los “golpes”. Fue necesario un seguimiento con agentes encubiertos para conocer sus acciones y movimientos.

GOLPE A LA BANDA
Todos los agentes de Homicidios Dirincri, Suat se reunieron y al llamado del agente “Pediche” lograron la captura de los sicarios apodado “Amoroso” y “Garra” en la urba Huacho cuando divisaban a posibles víctimas. Estos al ver a los agentes no tuvieron tiempo de reaccionar y fueron encañonados con los fusiles, atinando a rendirse con las manos sobre la cabeza.
Otro grupo especial se dirigió hasta el Faro en Atalaya donde sigilosamente tocaron la puerta de la vivienda de uno de los sicarios (Glenk) que al responder al llamado se topó con un R15 apuntando sobre su frente.

Raudamente rodearon la casa y atraparon a “Glenk y Mustafa”, ambos cabecilla de los “Chukys de Manzanares”.

En la vivienda donde se escondían hallaron 2 granadas de guerra tipo piña, municiones que serán homologadas, drogas, entre otros.

Estos sujetos se habían convertido en el terror de todo Huacho, hasta llegaban a ufanarse que son “intocables” por el padrinazgo que tendrían en fiscalia y poder judicial.

Estos no tenían piedad por la vida que incluso habrían asesinado a su “amigo” Pedrito”, por tan solo hecho que ya no quería seguir con la gente y se había pasado a otro grupo. Lo que para la banda sería una “traición” y lo ultimaron de varios balazos.

“Aquí quien quiere irse, pagará con su vida” era el mensaje para todo aquel que abandone a la gente.

Por ello, que la misma población del cono sur tenía miedo a “lanzar” a esta gente por temor a que fueran acribillados delante de sus familias.

“Estos al matar a una persona subían de jerarquía en la banda” contó un informante a la PNP.